¿Has dejado de hacer cosas solo porque no te atreves? Mareos, miedos, inquietud, ridículo, fracaso, riesgo, novedad, atrevimiento… Todas estas sensaciones tienen que ver con el miedo a lo desconocido. Asociamos el miedo al instinto de supervivencia. Es la emoción que nos advierte de los peligros que nos rodean. Pero, ¿por qué el miedo nos afecta de manera negativa?

¿Por qué tenemos miedo a lo desconocido?

El miedo nos impide superarnos en nuestra vida y evolucionar en nuestro desarrollo personal. La mayoría de las veces se trata de un miedo aprendido. Durante la infancia nuestros padres nos alertan con frases como «No sueltes mi mano, que te perderás». En su afán por protegernos nos inculcan miedos que estarán presentes en el resto de nuestra vida.

Como resultado, terminamos por convertirnos en adultos temerosos. Esto nos lleva a funcionar en piloto automático dentro de nuestra zona de confort. Evitamos salir de ella, aunque nos haga sentir frustrados.

Estrategias para superar el miedo a lo desconocido

El hecho de sentirnos seguros dentro de la zona de confort no es extraño. Sabemos con exactitud qué podemos esperar de cada situación. Y ello nos proporciona confianza y tranquilidad.

Ahora bien, es justo fuera de nuestra zona de confort donde tenemos la oportunidad de hacer más pequeños nuestros miedos. Cuanto más nos enfrentamos a situaciones desconocidas, más familiares se harán. Como consecuencia, el miedo se minimiza de manera notable. Veamos algunas pautas a seguir para afrontar el miedo a lo desconocido de manera positiva.

Sé consciente de lo que te pierdes si te quedas dentro de tu zona de confort

Cuando adoptamos una actitud pasiva ante la vida asociada al temor, nos perdemos infinidad de vivencias valiosas que nos enriquecen de manera personal. Piensa en todas aquellas experiencias a la espera de ser vividas por tu miedo a enfrentarte a algo nuevo. Debemos preguntarnos cómo sería nuestra vida sin ese miedo y actuar en base a las conclusiones.

Confía en tu capacidad innata para solventar obstáculos

Todos tenemos la capacidad de relativizar los errores y superar obstáculos. Renuncia a tener un control absoluto de la situación en todo momento. Debemos concedernos la oportunidad de equivocarnos y probar nuevas experiencias.

Escucha qué es lo que tu miedo quiere decirte

Una vez eres consciente de tus miedos, trata de escuchar qué es lo que genera esta emoción en tu mente. Cada emoción tiene una función. El miedo ante lo desconocido puede implicar que eres una persona responsable a la que le importa que todo salga bien. Recuerda que ante todo comienzo se ha de tolerar cierta incertidumbre.

En definitiva, podremos superar el miedo a lo desconocido conforme vayamos viviendo nuevas experiencias y estas se conviertan en algo familiar. No se trata de perder el miedo, sino de enfrentarte a situaciones nuevas a pesar de él.