Para estudiar de forma efectiva a veces no basta solo con leer la información que hay que aprenderse. Existen técnicas cómo los mapas mentales para estudiar, cuya finalidad es facilitar la memorización y fijar más fácilmente la información. Así, estudiar no tiene por qué ser una tarea tediosa y difícil. El objetivo es fijar los conocimientos de forma efectiva.

¿Qué son los mapas mentales para estudiar?

Los mapas mentales para el estudio son formas eficaces de tratar la información que nos permiten organizarla y extraerla para su posterior memorización. El creador de los mapas mentales es Tony Buzan, experto en mnemotecnia.

Las palabras clave y los dibujos son esenciales, por lo que es una técnica de estudio que introduce la creatividad para fijar la información.

Ventajas de los mapas mentales

Los mapas mentales nos facilitan el estudio de una forma sencilla y muy visual. Entre sus ventajas están que sirven para sintetizar la información. Así, aprendemos a resumir cada unidad de información en dos o tres ideas sintéticas.

Hacer un mapa mental no solo desarrolla nuestra capacidad creativa, nos ayuda a concentrarnos en el estudio. También desarrolla y establece conexiones de conceptos. Y nos proporciona una herramienta sencilla para estudiar cómodos.

Los mapas mentales para estudiar aumentan nuestro potencial porque nos ayudan a memorizar más y mejor, lo que influye en nuestra autoestima.

Son únicos, cada persona hará sus mapas mentales distintos, porque establecerá las conexiones bajo su forma particular de ver el mundo. Esto hace de esta herramienta algo muy necesario en el proceso de aprendizaje activo.

Cómo hacer mapas mentales para el estudio

Es muy importante que identifiquemos las palabras y las ideas clave y que utilicemos nuestra capacidad creativa para construir nuestros mapas mentales correctamente.

Necesitamos una hoja y, preferiblemente, empecemos a trabajar en el mapa con la hoja en horizontal.

Justo en el medio de la hoja, dibujemos una imagen que sea la representación del tema central, alrededor del cual irá todo el estudio. A continuación, empecemos a clasificar ideas alrededor de la imagen en sentido de las agujas del reloj, hacia la derecha. Ramifiquemos en ideas primarias e ideas secundarias alrededor de la imagen del tema central. Después, hay que destacar las ideas primarias con círculos o colores para identificar las palabras clave y resaltarlas para su posterior memorización. Tenemos que ir conectando las palabras clave con otras palabras e ideas que nos sean útiles a la hora de memorizar.

Podemos usar diferentes colores para que nos sea más fácil a la vista identificar las ideas.

Aprender a conectar los datos y numerarlos de forma sencilla nos ayudará en el estudio.

En conclusión, los mapas mentales para estudiar son una herramienta indispensable y es muy importante no estudiar con los mapas mentales de otras personas para garantizar grandes resultados.