El psicoanálisis, término acuñado por Sigmund Freud en1896, hace referencia a la teoría o técnica psicológica cuyo objeto de estudio es el funcionamiento de la mente humana. Así, esta disciplina trata de explicar la conducta psicológica del ser humano por medio del análisis del inconsciente.

En la actualidad, se sigue empleando como terapia para tratar algunos problemas psicológicos. De modo que si te interesa conocer en qué consiste, aquí te brindamos algunos datos de interés.

¡No te los pierdas!

 

Objetivos del psicoanálisis

Mediante el psicoanálisis de Freud, se pretende que el paciente saque a relucir emociones o recuerdos reprimidos que le están impidiendo avanzar en el presente para sanar sus heridas emocionales.

El objetivo principal es que el individuo que se somete a esta técnica tome conciencia sobre sus procesos inconscientes. O sea que conozca los sentimientos más íntimos que le bloquean y obstaculizan su total desarrollo.

Para llevar a cabo dicho método, el psicoanalista se encarga de realizar una terapia de diálogo rigurosa basada en preguntas profundas. La misma consiste en extraer información relevante acerca de los eventos más importantes de la vida del paciente, aquello a lo que se le da más relevancia.

En definitiva, se intenta explorar en la complejidad psicológica más allá de lo evidente y superficial.

 

Enfoque

El enfoque psicoanalítico, por tanto, se halla en la mente inconsciente. La perspectiva del psicoanálisis de Freud tiene como principal fundamento el hecho de que el comportamiento de un individuo se encuentra íntimamente ligado con sus experiencias vitales pasadas.

El recuerdo del pasado permanece en la mente inconsciente influyendo en las actitudes y formas de actuar del momento actual manifestándose a través de sueños o lapsus mentales, entre otros.

 

Procedimientos básicos del psicoanálisis actual

El profesional psicoanalista puede valerse de muchas técnicas distintas para ayudar al paciente a desenterrar sus memorias del inconsciente.

No obstante, el psicoanálisis moderno emplea principalmente las siguientes:

  • Interpretación: Se refiere a las conclusiones extraídas por el psicoanalista tras comunicarse con el paciente. El profesional analiza los datos relevantes y hace ver al cliente cuáles son sus conflictos. Además, le comunica la manera inconsciente que este emplea para solucionarlos, es decir, sus mecanismos de defensa.
  • Análisis de transferencia: Se trata del componente esencial del psicoanálisis que puede servir al paciente para modificar patrones de conducta inadecuados. El psicoanalista registra exhaustivamente la manera en que el paciente se expresa verbalmente y mediante el lenguaje corporal. Mientras tanto, el cliente trata de buscar respuestas propias acerca de sus comportamientos.
  • Neutralidad técnica: Hace referencia a la posición neutral que toma el profesional en relación a los problemas del cliente. Así, el mismo intenta mantenerse en un segundo plano intencionadamente para que el paciente sea el que comience a encajar las piezas del puzle de su situación actual teniendo muy en cuenta su historia pasada.
  • Análisis de contratransferencia: Es el último paso de la terapia que recoge las reacciones del psicoanalista frente a los intentos del cliente de explicar su conducta. Debe realizarse de una forma objetiva y enriquecedora.